jueves, 21 de febrero de 2013

lugares increibles en nuestro planeta

Lugares Increibles











Top 10




10
El agujero azul más profundo



El Dean´s Blue Hole (en inglés) es el agujero azul más profundo del con unos 663 pies, y se encuentra en la bahía oeste de Clarence Town, en Long Island, Islas Bahamas. Casi duplica el promedio de los agujeros azules, que normalmente alcanzan una profundidad de 360 pies, lo que convierte al Dean´s Blue Hole en un caso muy excepcional.

Un agujero azul es una cueva submarina también conocida como sinkhole. Su forma es generalmente circular, de paredes abruptas y un con alto contraste entre el azul oscuro de las aguas profundas, y el azul claro de la orilla. Los agujeros azules fueron formados durante la pasada edad de hielo, cuando el nivel del mar estaba como 100 a 120 metros más que en la actualidad. Sobre terrenos descubiertos de piedra caliza, la fragilidad del terreno afectado por napas de agua subterráneas, colapsaron dando lugar a impresionantes cráteres, que posteriormente fueron cubiertos por el mar.

Los agujeros azules son comunes en zonas como las Bahamas, así como alrededor de la Península de Yucatán, o Belice.

El llamado Dean's Blue Hole (agujero azul) es de forma más o menos circular en la superficie, con un diámetro que van de 25 a 35 metros (80 a 120 pies). Después de descender 20 metros (60 pies), el agujero se ensancha considerablemente en una caverna con un diámetro de 100 metros (330 pies). Es el lugar ideal para los amantes del buceo. En el siguiente vídeo (no tiene sonido) se puede experimentar la sensación de sumergirse en el Dean´s Blue Hole:







9
Una ola en el desierto de Arizona



Arizona guarda muchos secretos, pero quizás entre los más espectaculares, está la llamada "ola del desierto", una formación rocosa modelada magistralmente por el viento, de tan difícil acceso que incluso quienes viajan a fotografiarla, a veces regresan frustrados por no poder encontrarla.



La ola es una formación arenisca situada en una reserva protegida (Paria Canyon-Vermilion Cliffs Wilderness) al norte del estado de Arizona, en Estados Unidos. Para visitar el lugar, una oficina gubernamental otorga apenas 20 permisos por día.



Para llegar a la increíble formación de la Ola de Arizona hay que realizar una excursión de casi 5 kilómetros a través de paisajes escarpados, y caminos que ascienden por calzadas de hasta 107 metros de altura. La recompensa es grande: el lugar es el paraíso para fotógrafos y visitantes, capaz de deslumbrarse con la belleza inverosímil del lugar. Un buen momento para fotografiar la ola de Arizona es alrededor del mediodía, cuando no hay sombras en el centro, si bien temprano por la mañana y al atardecer también puede resultar adecuado. La zona puede resultar muy calurosa por lo que se recomienda realizar la excursión bien temprano. Junto a la zona de la ola principal, se puede continuar el camino y encontrar otra formación no menos espectacular conocida como la Segunda Ola



La piedra arenisca blanda es bastante frágil, por lo que hay que caminar con cuidado para tratar de no romper las pequeñas crestas. Con mucha suerte, podremos encontrar en el lugar pequeñas piscinas naturales dejadas por alguna tormenta reciente, y podremos hasta tomar un baño junto a una comunidad de renacuajos que pueden sobrevivir durante varios días



La política de preservación del lugar, afortunadamente da buenos resultados. Incluso la señalización del modo de llegar es casi nula, para evitar visitas indeseadas. Ante la dificultad para encontrar el lugar exacto donde se encuentra la ola, muchos turistas suelen "perderse", por lo que se recomienda utilizar un receptor GPS suministrado por los guardaparques para encontrar la ola y sobre todo el camino de regreso.







8
Un paseo por el bosque de piedra, en China





n distintos puntos del mundo, las formaciones de roca karst sorprenden por sus formas caprichosamente esculpidas por miles de año de erosión. En el condado de Shilin, al sudoeste de China, las rocas parecen brotar de la tierra creando la ilusión de un bosque de piedra.







El paseo del Bosque de piedra Shilin (enlace en inglés) está situado en la provincia de Yunnan, a unos 85 kilómetros de la ciudad de Kunming. El área del bosque de piedra de Shilin es inmensa, y está zonificada en función de la densidad y el tamaño de las rocas, especialmente preparado para ser recorrido por los turistas por senderos que por momentos parecen perderse en un enorme laberinto







Se calcula que las formaciones de Shilin tienen unos 270 millones de años de antigüedad. Para llegar a Shillin y recorrer su bosque de piedra, la mayoría de los buses de excursiones parten desde la ciudad de Kunming. En la zona, existen hoteles para alargar la estadía. El Bosque de Shilin, es uno de las formaciones de roca Karst más famosa de China, visitada por igual por turistas nacionales y extranjeros.









7
La isla encantada de Yemen





Existe un lugar en el que si despertáramos sin saberlo, pensaríamos que aún seguimos en un sueño: si visitáramos la isla de Socotra, al sur de la República de Yemen, encontraríamos un paisaje, especies de árboles, y hasta animales que probablemente jamás hayamos visto siquiera en fotografías, y nos parecerían más bien de ficción. Casi todo en Socotra, ha evolucionando a la medida de la isla, con su extraño clima, paisaje y situación de aislamiento:



La isla de Socotra, junto a otras pequeñas islas, conforma un archipiélago en el Océano Índico a unos 350 kilómetros de la costa de la península Arábiga: es una de las islas de origen continental más aisladas del planeta. Pertenece a la república de Yemen, ( es un país donde el elevado nivel de inseguridad hace que frecuentemente esté incluído en destinos a evitar como viajeros). La isla principal, apenas tiene una extensión de 130 kilómetros de largo por 35 kilómetros de norte a sur y posee un clima tropical desértico: las condiciones geográficas de sequía y calor, sumadas a la situación de aislamiento generaron un ambiente y biodiversidad única en el planeta, con especies endémicas que conforman un pequeño mundo perdido.



Sin duda, uno de los ejemplares más representativos de la isla, es un extraño árbol en forma de sombrilla conocido como el árbol de sangre de dragón, por su llamativa savia de color rojo (más precisamente Dracaena cinnabari). Muchos de éstos ejemplares están diseminados por casi toda la isla.







De las aproximadamente 800 especies de plantas de la isla, un tercio no existe en ninguna parte del mundo. Lo mismo sucede con muchas de las especies de reptiles y aves. Es un arca perdida por miles de años en el Índico, actualmente, amenazada en forma preocupante por la actividad humana y la inserción de nuevas especies. La isla, fue recientemente reconocida como patrimonio natural por la UNESCO, sumando esfuerzos con la Unión Europea y la Organización Internacional de Protección del Medio Ambiente para la conservación.







El turismo en la zona es poco menos que complicado y arriesgado (gobiernos de todo el mundo recomiendan no visitar Yemen por la amenaza terrorista). Ni siquiera se cuenta con un sistema de transporte público que una las principales ciudades. La más grande de ellas, Hadiboh, apenas tiene 8000 habitantes y un aeropuerto a 12 kilómetros. Se pueden conseguir coches en alquiler para recorrer la isla. Una visita supondrá mucho más que un viaje, una aventura en el tiempo a un lugar que pareciera no estar en nuestro planeta.







6
Las colinas de Chocolate en Filipinas



Los que ven por primera vez las colinas de la isla Bohol, en Filipinas, suelen pensar que son una construcción monumental hecha por el hombre. Sin embargo, son completamente naturales. Las colinas parecen bombones en forma de conos de chocolate, sobre todo en invierno, cuando los pastizales que las cubren quedan completamente secos, dándole su tono marrón.

Situados en la isla de Bohol, en Filipinas, los conos son una formación geológica única: suman alrededor de 1268 colinas en forma de cono casi perfectas y lo más llamativo, de aproximadamente el mismo tamaño, repartidas en una superficie de más de 50 kilómetros cuadrados, salpicando el paisaje de forma uniforme. La mayoría de ellos alcanzan los 120 metros de altura.

Las colinas de chocolate (Chocolate Hills) son un verdadero atractivo turístico de Filipinas, una zona extremadamente pintoresca y de gran atractivo visual: además de los "conos de chocolate", la zona está salpicada de campos de arroz y grupos de viviendas típicas de bambú. Durante la estación seca, la precipitación es insuficiente, de manera que la hierba se seca y las colinas suelen parecerse a verdaderos bombones de chocolate que hacen honor al nombre "Chocolate Hills"

En cuanto al origen de los conos de Filipinas, no existe una teoría consolidada, aunque entre las más aceptadas, se considera probable que alguna vez fueran depósitos de piedra caliza bajo el mar, levantado por el movimiento de las placas y, a continuación, suavizado por el viento y la erosión del agua de lluvia. Las colinas de Bohol están consideradas un ejemplo de topografía karst.

La versión más romántica sobre el origen de los conos de Filipinas proviene de una leyenda: los conos son las lágrimas secas de un gigante inmortal llamado Arogo, que lloró por la muerte de su amada. Lo cierto es que con o sin leyenda, los conos de Chocolate Hills son un paisaje incomparable, elegidos acertadamente como un emblema para la promoción turística de Filipinas.




5
Un bosque sumergido en la Patagonia



Situado a 30 metros de profundidad en el lecho del lago Traful, en la Patagonia, el bosque sumergido recrea un paisaje de fantasía, capaz de deslumbrar a quienes se animen a bucear entre gigantescos árboles casi intactos, como si se estuviera volando en un paisaje de película.

Villa Traful tiene menos de 500 residentes permanentes y se encuentra en el extremo sur de la provincia de Neuquén, dentro del Parque Nacional Nahuel Huapi, en la Patagonia Argentina. Entre los principales atractivos de la zona, se encuentra el bosque sumergido: durante un terremoto ocurrido en el año 1960, se produce el desmoronamiento de una ladera boscosa que termino sumergida en el fondo del lago con ejemplares de hasta 30 metros de altura que permanecen increíblemente de pie. Desde entonces, el lugar es uno de los preferidos para bucear y recorrer el extraño paisaje subacuático.
El bosque sumergido permanece sepultado sobre el lecho del lago con alguna de las copas de los árboles asomando en su superficie.

Para realizar las excursiones de buceo no se requiere una experiencia previa, y existen distintas agencias de turismo que organizan las excursiones. El efecto es sumamente sorprendente: se puede experimentar la sensación de volar entre un bosque de unos cien ejemplares de cipreses en aguas de extrema transparencia.







4
El lago de fuego en Etiopía



Situado en la inhóspita región de la depresión de Afar, en el noreste de Etiopía, una inusual fuente de luz y calor emerge desde las entrañas de la Tierra: el lago de lava del volcán Erta Ale.



El Erta Ale es el volcán más activo en Etiopía, tiene apenas 613 metros de altura, aunque su base alcanza un diámetro de casi 30 kilómetros. En la cumbre, dos grandes cráteres salen a superficie: uno de ellos es un pozo inactivo, el otro, más pequeño, es uno de los únicos cuatro lagos de lava del mundo. Sin duda los mejores momentos para visitar el lugar y fotografiar es por la noche

Los lagos de lava, por lo general de origen basáltico, emergen superficie a través de un orificio de ventilación, depresión o cráter volcánico, como en el caso del volcán Erta Ale. Aunque frecuentes flujos de actividad en la lava del cráter obligan a la evacuación de la zona, actualmente el turismo ha aumentado considerablemente y los visitantes llegan casi a diario.





3
La isla encantada de Japón







En la isla japonesa de Yakushima, se asienta un extenso bosque húmedo sometido a un diluvio eterno, por el cual se ha ganado la extraña fama de ser el lugar donde llueve 35 días al mes : sobre el bosque pueden caer entre 4000 a 10000 mm de agua de lluvia anuales. En el denso bosque de Yakushima, la humedad, el musgo, los hongos e infinidad de ejemplares de una especie de árbol conocida como Sugi, son los protagonistas de una escenografía de aspecto extraño, como si fuera un bosque encantado.













Los cielos grises abarrotados de nubes, suelen tomarse algún respiro, dejando un pequeño espacio para que el sol pueda asumarse entre las nubes, aunque sea por un momento:



La isla Yakushima, tiene una extensión de unos 500 km² y apenas unos 15.000 habitantes. Está situada al sur de la isla principal de Kyushu, y posee un paisaje montañoso con picos como el Miyanoura-dake, el más alto de la isla, con 1935 metros de altura. El régimen de precipitaciones es uno de los elevados del mundo, con impresionantes aguaceros capaces de generar desplazamientos de tierra, sobre todo en primavera y verano.





El bosque de Yakushima, es famoso por sus extraños rincones, y es visitado por cientos de miles de turistas al año, como un destacado destino turístico de Japón. El paisaje casi onírico del bosque ha inspirado muchas de las escenografías del manga y animación japonesa, entre ellas películas del conocido director de animación Hayao Miyazaki. Para visitar la isla, hay que pasar por la ciudad de Yakushima, sede del principal aeropuerto de la isla. Si no bastan las imágenes, dejo un fragmento de un documental sobre la isla:






2
Un paseo en el bosque de bambú





El bambú es un material extremadamente versátil, y en estado natural, una especie de singular belleza. Un pequeño bosque de bambú, muy cerca de Kyoto, en Japón, ofrece un encantador paseo a través de un sendero, brindando imágenes de sutil belleza al estilo japonés.





En medio de un ambiente rural, y cerca del Monte Arashiyama (enlace en inglés) un pequeño bosque de bambú ofrece un paseo para recluirse por completo del mundo moderno y adentrarse en una porción de naturaleza con colores y sensaciones encantadoras. El bosque de bambú Sagano Arashiyama, se encuentra a pocos kilómetros de Kyoto.



Ideal para visitar por la mañana, con el sorprendente juego de luces y sombras, o por la noche, cuando el paseo se encuentra completamente iluminado. Junto al bosque, se pueden visitar algunos templos Zen, como el Tenryuji, y complementar la excursión visitando las tiendas y cafés de la zona.



El paseo por el bosque de Arashiyama es ideal en otoño, cuando las tonalidades alcanzan su punto máximo de esplendor.






1
El desierto poblado de criaturas extrañas, en Sudáfrica.





Árboles que almacenan agua en grandes "vejigas", bulbos subterráneos, colores para reflejar el sol y hasta pelos pegajosos para atrapar la arena y protegerse del viento. En el desierto de Richtersveld, solo hay que observar en detalle todo lo que nos rodea para descubrir las criaturas vegetales más sorprendentes por sus formas y colores.



Situado en Sudáfrica, en la provincia de Northern Cape, el Parque Nacional de Richtersveld (enlace en inglés), es un desierto montañoso con temperaturas que en verano pueden superar los 50º C, y lluvias casi nulas. La extrema sequedad, obligó a cada especie vegetal a desplegar los mecanismos de supervivencia y adaptación al clima más extraordinarios para aprovechar la ínfima humedad que se puede obtener de la niebla en la madrugada.



El área del desierto de Richtersveld posee una de las mayores concentraciones de plantas suculentas, aquellas que para adaptarse debieron comenzar a almacenar agua en cantidades fuera de lo normal. Lo llamativo, es que en ésta reserva, las plantas encontraron las formas más extraordinarias de hacerlo, una adaptación cuyas formas se puede apreciar a simple vista hasta en los rincones más insospechados:



Toda la zona, fue declarada por su valor biológico como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, siendo además un destino predilecto para muchos viajeros que visitan Sudáfrica.



La planta Halfmensboom, una de las más emblemáticas del área, significa literalmente la "planta humana", por su parecido con la forma de una persona, una especie venerada por los aborígenes como si fueran la encarnación de sus antepasados:

Algunas de las plantas suculentas de Richtersveld llegan incluso a mimetizarse de tal forma que se asemejan a las rocas de cuarcita blanca.



Con una variedad increíble de formas y colores, todas las plantas suculentas son expertas en almacenar humedad en el tejido carnoso de sus hojas o tallo para adaptarse a las temperaturas más extremas. No es casualidad que en Richtersveld se pueda encontrar la mayor diversidad de flora suculenta del mundo, con más de 650 especies, componiendo un paisaje que parece de ficción. En la zona , habitan además algunos reptiles, aves y mamíferos, y existen aldeas de algunos pueblos ancestrales que además gestionan el Parque Nacional.







Nuestro planeta es hermoso. Cuidenlo