sábado, 23 de agosto de 2014

UNIDAD 1: ORGANIZACIONES



 





A. ORGANIZACIONES

1. Introducción

Las empresas, como organizaciones que son, sea cual sea su naturaleza, han sido creadas y desarrolladas para satisfacer necesidades (falta o carencia de todo aquello que se requiere para la conservación y desarrollo de la vida) de los hombres y de las comunidades en que éstos organizan.

El hombre, en su diaria relación con el medio natural que lo rodea, se ve complicado por múltiples necesida-des, para lo cual precisa de recursos adecuados para satisfacerlas.

Los variados tipos de necesidades humanas, según Maslow, se pueden clasificar, en básicas y secundarias.

Abraham Maslow en su teoría planteada en 1950, llamada de la jerarquía de las necesidades, establece cinco tipos de necesidades, distribuidas en una pirámide, dependiendo de la importancia e influencia que tengan en el comportamiento humano:

• fisiológicas;

• de seguridad

• sociales o de afecto

• de estima

• de autorrealización.




Fisiológicas. Constituyen el nivel más bajo de las necesidades humanas. Son las necesidades innatas, como la necesidad de alimentación (hambre y sed), sueño y reposo (cansancio), abrigo (contra el frío o el calor), o el deseo sexual (reproducción de la especie). También se denominan necesidades biológicas o básicas, que exigen satisfacción cíclica y reiterada para garantizar la supervivencia del individuo.



Orientan la vida humana desde el nacimiento. Además, la vida humana es una búsqueda continua y constante de la satisfacción de estas necesidades elementales, pero inaplazables. Monopolizan el comportamiento del recién nacido y predominan en el adulto sobre las demás necesidades humanas, cuando no se satisfacen.

• De Seguridad. Constituyen el segundo nivel. Llevan a que la persona se proteja de cualquier peligro real o imaginario, físico o abstracto.

La búsqueda de protección frente a la amenaza o la privación, la huida ante el peligro, la búsqueda de un mundo ordenado y previsible, son manifestaciones típicas de estas necesidades.

Surgen en el comportamiento humano cuando las necesidades fisiológicas están relativamente satisfechas. Al igual que aquéllas, también están estrechamente ligadas con la supervivencia de las personas.

• Sociales. Están relacionadas con la vida del individuo en sociedad, junto a otras personas.

Son las necesidades de asociación, participación, aceptación por parte de los colegas, amistad, afecto y amor.

Surgen en el comportamiento cuando las necesidades elementales (fisiológicas y de seguridad) se hallan relativamente satisfechas.
• De Autoestima. Están relacionadas con la manera como se ve y evalúa la persona, es decir, con la autoevaluación y la autoestima.
Incluyen la seguridad en sí mismo, la confianza en sí mismo, la necesidad de aprobación y reconocimiento social, de estatus, prestigio, reputación y consideración.
• De Autorrealización. Son las necesidades humanas más elevadas; se hallan en la cima de la jerarquía.
Estas necesidades llevan a las personas a desarrollar su propio potencial y realizarse como criaturas humanas durante toda la vida. Esta tendencia se expresa mediante el impulso de superarse cada vez más y llegar a realizar todas las potencialidades de la persona.
Se relacionan con autonomía, independencia, autocontrol, competencia y plena realización del potencial de cada persona, de sus talentos individuales.
En síntesis, existen necesidades básicas o primarias y otras adquiridas o secundarias, las que presentan una gama muy amplia de manifestaciones y que pueden sistematizarse.
En la satisfacción de las necesidades, cualquiera que ellas sean, influyen en forma determinante el grado de desarrollo técnico, social, político y cultural que ha alcanzado la comunidad.
El hombre requiere satisfacer un número muy grande de necesidades básicas. Para lograrlo, recurre a diversos recursos que encuentra a su paso, ya sea para utilizarlos en su forma original o bien transformándolos mediante una acción o trabajo.
Cuando los recursos aptos para ser utilizados, ya sea directamente o combinados y transformados, son escasos, o sea, no alcanzan para satisfacer simultáneamente todas las necesidades que el hombre tiene en un momento dado, por lo que el hombre debe frecuentemente elegir, para satisfacer las necesidades que aparecen como más importantes, renunciando o postergando las demás para cuando se disponga de recursos adecuados en la cantidad suficiente.
Dado lo anterior, frente a recursos escasos se plantean múltiples necesidades alternativas, que no es posible satisfacerlas todas, por lo que a menudo se las debe jerarquizar, estableciendo una prioridad determinada.
Aparece aquí el llamado “problema económico” que constituye un proceso dinámico y permanente del ser humano.
Esto mismo indica la teoría económica, cuando señala que los precios se determinan por la concurrencia de dos fuerzas diferentes: la oferta y la demanda.
Así, si una necesidad se manifiesta con mayor intensidad (aumento de la demanda), el precio tiende a subir, de igual forma que si la escasez se hace más ostensible (reducción de la oferta).
Por el contrario, cuando una necesidad pierde vigor la demanda por ese bien disminuye), el precio baja del mismo modo que si ese bien se hace más abundante (su oferta se desplaza positivamente).
La inmensa mayoría de los recursos que sirven para satisfacer necesidades humanas son escasos, y al ser escasos, adquieren un cierto valor, valor que justifica el preocuparse por cómo obtenerlos o producirlos.
 lo anterior significa que no son sólo los recursos naturales los que sirven para satisfacer necesidades, sino también la combinación y transformación de estos recursos, lo cual lleva al concepto de producto y producción.

La acción que realizan las empresas de producción es un proceso de conversión o transformación de determinados recursos (materias primas o insumos), a los que se agregan otros recursos (materiales y trabajo humano) hasta convertirlos en un bien diferente (producto).

A veces, no existe transformación física y ni siquiera se parte de un insumo: se trata, no de un bien, sino de un servicio.